Línea 43: Renunciar

Apróx. 2 mins

¿Saben cómo ayer dije que iba a pasarme la tarde trabajando en mi página de portafolio?

Bueno, no fue así.

Me pasé la tarde durmiendo. Realmente, estaba cansado pero eso es normal en mí, debido a mi horario: me despierto a las 7, trabajo de 8 a 5, luego llego a la casa y descanso, me pongo al día en contenido, y luego a programar o estudiar o hacer tarea hasta las 1 casi 2. A veces hasta más tarde. Así que en promedio duermo como 5 horas al día. Esa es mi vida.

O era, hasta el día de hoy.

Hoy fue mi último día de trabajo.

Hace catorce días sometí mi renuncia, luego de un año de trabajo. No tengo otra oferta, no odiaba el trabajo (tenía sus momentos, eso sí, pero había futuro); simplemente, tengo una visión de lo que quiero hacer y lo que quiero llegar a ser. Vivir con esa visión día a día y no estar dedicado completamente a lograrla me comía por dentro. Me dejaba sin energías para realmente dar el siguiente paso. Así que tomé la decisión y asumí el riesgo de dejar lo que he hecho, de dejar un futuro que se mostraba muy prometedor, para perseguir algo que realmente no sé si me daré bien en.

Pero tengo que hacerlo. El mejor momento para actuar es el ahora. Lo he dicho antes: mi mayor miedo es vivir arrepentido de no hacer todo lo que pude. Sea por miedo a lo que piensen los otros o miedo a fallar, todo eso es temporal comparado con el eterno dolor de no haberlo siquiera intentado.

Me da miedo fallar, no lo niego. Pero mil veces prefiero fallar a no haberlo intentado. La vida es una, el tiempo sigue corriendo y si sólo caminas te vas a quedar en un mismo lugar.

Hay que correr, hay que perseguir.

The most dangerous thing you can do in life is play it safe.
Casey Neistat

Web Development Bootcamp: 94 de 332
freeCodeCamp: 169